Álbumes

Islas Cíes | 2022

 


El Plan de Conservación del Territorio (PLANCTON) liderado por la Obra Social de ABANCA, aterrizó el sábado 11 de junio en la isla de Monteagudo para llevar a cabo una doble jornada de limpieza de basura marina y eliminación de flora exótica invasora en el archipiélago de las Cíes, dentro del Parque Nacional Marítimo-Terrestre Parque de las Islas Atlánticas de Galicia.

Parte del nutrido grupo de voluntarios de Actúa, el programa de voluntariado de Afundación, trabajó toda la mañana en compañía de varios miembros del Grupo Naturalista Hábitat, en distintos puntos del archipiélago donde procedieron a retirar diferentes especies de flora exótica invasora, principalmente Conyza canadensis, una especie de origen americano introducida en Galicia a mediados del siglo XIX y muy extendida hoy en día por los cinco continentes por la falta de enemigos naturales en los lugares que coloniza y la gran producción de semillas que hace al cabo de todo el año, también siento la los brotes jóvenes de acacias y eucaliptos son la prioridad de esta acción de remoción. El resto de voluntarios que participaron en las actividades dedicaron su esfuerzo a retirar los residuos que encontraron en los bordes y cercanías de los caminos, objetos que debido al viento y la climatología podrían haber llegado al mar con seguridad, principalmente basura y escombros. envases para snacks y aperitivos, pajitas, tapas y tapones, envases y otra serie de objetos de plástico de difícil identificación por su procedencia. En cuanto a las playas, bastante limpias debido a las continuas actividades de limpieza que realizan periódicamente los distintos colectivos, los objetos más abundantes encontrados fueron, además de los habituales bastoncillos de plástico para limpiar los oídos, objetos perdidos durante el ejercicio de la pesca, como por ejemplo, palillos de plástico utilizados en bandejas de mejillones, pedazos de cuerda, cuerdas y cabinas, espuma sintética, pedazos de poliestireno y pequeños montones de sillas de montar y redes enredadas.

Tras el trabajo de la mañana, y tras un merecido descanso para comer y tomar un refresco, los voluntarios disfrutaron de una interesante ruta interpretativa en la que conocieron de primera mano muchos de los tesoros que componen el rico patrimonio natural de las islas de este archipiélago.


Galería de fotos